Impuestos directos

Impuesto sobre Sociedades (IS)

Tipo de impuesto Directo
Recaudadora Diputación Foral
Pagadora Personas jurídicas
Base imponible
  • Los beneficios anuales, esto es, el resultado que se obtiene de restar a los ingresos de dinero los gastos habidos.
  • El aumento o disminución del patrimonio, esto es, el resultado que se obtiene de restar a los ingresos obtenidos por la venta del patrimonio el total utilizado en la compra de dicho patrimonio.
Reducciones en la base Hay diferentes reducciones. 
Base liquidable Valor resultante de restar a la Base imponible las correspondientes Reducciones en la base
Tarifa o Tipo De manera general, el 28%; para las microempresas y las pequeñas empresas, el 24%. 
Cuota Valor resultante de aplicar la Tarifa o Tipo a la Base liquidable
Deducciones Entre otras, las derivadas del fomento de la I+D (Investigación y Desarrollo). 
Cantidad a pagar Valor resultante de restar a la Cuota las Deducciones correspondientes

El Impuesto sobre Sociedades, es un impuesto directo de carácter personal. En la Comunidad Autónoma Vasca, siguiendo lo acordado en el Concierto Económico, son las Diputaciones Forales de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa las encargadas de recaudar ese impuesto.

¿Qué grava este impuesto?

El Impuesto sobre Sociedades, grava las rentas, o sea, los beneficios obtenidos por los sujetos pasivos. Este impuesto lo pagan las Sociedades mercantiles en función de los beneficios obtenidos.

¿Cómo se calcula la cantidad a pagar?

A efectos de calcular cuánto tienen que pagar las Personas jurídicas, ver los apartados de la Tabla que se refieren a los siguientes conceptos: Base imponible; Reducciones en la base; Base liquidable; Tarifa o Tipo; Cuota; Deducciones; Cantidad a pagar.


Ejemplo

La empresa Domingo Azpiri, ubicada en Salvatierra, distribuye material para fontanería y tiene 60 personas en plantilla. Los ingresos y gastos de la empresa han sido los siguientes:

¿Tiene que pagar el Impuesto sobre Sociedades? ¿Cuánto? ¿Cuál sería el beneficio neto de esta empresa?

En primer lugar, hay que analizar si la empresa ha tenido beneficios. Para ello, se calcula la diferencia entre ingresos y gastos. En este caso: